¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Cerrar
Pida su cita:
988 270 440
988 270 440
  >  Noticias
Buscar

OFTALMOLOGÍA INFANTIL (VII) TERAPIA VISUAL

OFTALMOLOGÍA INFANTIL (VII) TERAPIA VISUAL
02/07/2018

TERAPIA VISUAL

La terapia visual se basa en ejercicios visuales que tienen como fin solucionar las disfunciones en el proceso visual, es decir, optimizar las habilidades visuales tales como la divergencia, convergencia, capacidades de estimular o relajar el enfoque, mejorar el movimiento ocular e incluso mejorar la percepción visual.

Determinados problemas de aprendizaje en la edad escolar puede esconder problemas de percepción y eficacia visual.

La terapia visual permite mejorar el rendimiento escolar de estos niños.

Evolución de la Visión

En un recién nacido el sistema visual está "en potencia", existe una pre-organización cerebral que tiene que desarrollarse en las experiencias con el entorno. Cuando el niño o niña tiene 3 o 4 años e inicia su escolaridad, se aprecia su agudeza visual, su capacidad de ver de forma nítida en cerca y lejos, y cuando no puede se habla de miopía, hipermetropía o astigmatismo. Pero otras habilidades visuales se deben desarrollar para las actividades "de cerca" y la coordinación motora.

Estas habilidades se permiten seguir objetivos en movimiento, mejora su rendimiento al correr, saltar, sortear obstáculos, evitar irregularidades del terreno, montar en bicicleta... las buenas habilidades motoras estimulan a su vez las habilidades visuales. Y por el contrario los niños "torpes", que tropiezan con facilidad, "no les gusta" hacer deporte, que les cuesta montar en bicicleta... tienen en muchos casos bajas habilidades visuales. Esas dificultades manifestadas en "lo motor" tienen en realidad mucha relación con la visión.

La visión se compone de habilidades visuales fisiológicas, que  dependen principalmente del estado del sistema visual, y de habilidades perceptivas que dan significado a las sensaciones visuales. Necesitamos desarrollar ambas habilidades para que la VISIÓN, presente en  muchísimas áreas del cerebro, tenga significado, coherencia y nos permita aprender fácilmente.

SÍNTOMAS QUE PUEDEN INDICAR LA NECESIDAD DE TERAPIA VISUAL EN LOS NIÑOS

  • Baja comprensión lectora
  • Lectura lenta
  • Usar el dedo al leer
  • Saltar o repetir líneas al leer.
  • Movimiento excesivo de la cabeza durante la lectura
  • Invertir letras y números
  • Guiñar los ojos al mirar lejos
  • Acercar demasiado la lectura
  • Visión borrosa o doble
  • Dolor de cabeza o mareos, especialmente después de leer
  • Ojos rojos, irritados.
  • Movimientos extraños de los ojos
  • Desviación de uno o ambos ojos.
  • Parpadeo o guiño excesivo
  • Cerrar o tapar uno de los ojos al leer
  • Tendencia a inclinar la cabeza al leer.

SIGNOS QUE PUEDEN INDICAR LA NECESIDAD DE TERAPIA VISUAL EN NIÑOS

  • Evita las tareas en cerca (lectura, escritura, dibujo, etc)
  • Omite, añade o repite letras y palabras
  • Baja comprensión lectora
  • Invierte letras o números
  • Confunde palabras que son similares
  • Mala letra
  • Se acerca mucho a los libros
  • Torpe en los deportes.

COMPORTAMIENTO TÍPICOS EN NIÑOS CON PROBLEMA VISUAL:

  • Baja autoestima
  • Listo en todo menos en el colegio
  • Se irrita fácilmente/agresividad
  • Atención poco duradera
  • Frustración, tensión, cansancio frecuentes

Se trata de problemas que responden a problemas de funcionalidad o eficacia visual, relacionados con la capacidad oculomotora (movimientos oculares), la capacidad acomodativa (enfoque y desdenfoque) y la binocularidad (coordinación simultánea de ambos ojos). Un niño con un problema visual no detectado puede disponer de un potencial normal o alto y, sin embargo, tener problemas con la lectura, la ortografía y las matemáticas. Todo ello acarreará baja autoestima, frustración, ansiedad, iritabilidad, fracaso escolar. Las etiquetas más frecuentes para estos niños son: vago, disléxico, hiperactivo, desorden déficit de atención.

¿POR QUÉ SON TAN FRECUENTES ESTOS PROBLEMAS?

La razón hay que buscarla sobre todo en los cambios de hábitos sociales y en el efecto de estos sobre el desarrollo infantil. Estos cambios han sido tan profundos y tan rápidos que el cuerpo humano no ha tenido tiempo de adaptarse a las nuevas situaciones. Así, en los últimos 30 años los juegos que estimulan el desarrollo de habilidades visuales han sido reemplazados por actividades visuales pasivas como ver la televisión o jugar con el ordenador o consola.

Si el sistema visual no se ha desarrollado adecuadamente en los primeros 5 años de vida, no podrá  responder exitosamente  a las demandas crecientes de lectura y escritura que se le irán exigiendo desde los primeros niveles de escuela primaria. En estos casos es cuestión de tiempo que aparezca el fracaso escolar.

MÉTODOS DE LA TERAPIA VISUAL

El objetivo de la terapia visual es crear nuevas conexiones neurológicas por medio de una rutina de ejercicios oculares, que enseñen a los ojos a "aprender a ver".

La terapia visual, entrenamiento visual o rehabilitación visual es un tratamiento optométrico, totalmente individualizado, que tiene como objetivo potenciar y corregir los problemas del sistema visual: enfoque, coordinación de ejes visuales, ojo vago, estrabismos o problemas  de aprendizaje relacionados con la visión.

La terapia visual comportamental no sólo modifica la forma en la que los ojos trabajan, sino la forma en la que que trabajan todos los sentidos conjunta y coordinadamente y cómo se procesan esas informaciones en el cerebro. Consigue establecer nuevas conexiones o nuevos esquemas neuronales, que permiten a la persona recibir, procesar, filtrar y comprender mejor la información visual que recibe. Con ello, mejora sus habilidades visuales, las actividades de coordinación ojo-mano como la escritura, el desplazamiento por el espacio, los deportes, etc.

El optometrista prepara un programa personalizado de ejercicios orientados a desarrollar e incrementar al máximo las habilidades visuales y la integración de éstas con el resto de los sentidos. Gracias a la repetición de estos ejercicios y al aumento de su demanda se logra la automaticidad del sistema visual, es decir, se crean nuevas conexiones neurológicas. Se trata, pues, de un proceso de aprendizaje guiado. Así, el sistema visual se hace más eficiente, de modo que percibe, procesa e interpreta mejor la información visual.+

La terapia visual es efectiva para pacientes de todas las edades. Es necesario dedicarle el tiempo, la constancia y el esfuerzo necesario para poder conseguir la mejora deseada. En el caso de los niños, también, es necesaria la colaboración de los padres.

Un programa de terapia visual consta de:

  • Terapia en consulta: normalmente se trabaja una vez a la semana en sesiones de 45-60 min. con una serie de ejercicios específicos.
  • Terapia en casa: se trabaja cada día durante unos 20 min. aproximadamente.

La duración de un programa de terapia visual puede variar de 20 a 40 sesiones en función del problema y de los objetivos a conseguir. A lo largo del programa se realizarán evaluaciones para ir valorando la evolución del paciente. En terapia visual trabajamos problemas como:

  • acomodación
  • oculomotricidad
  • binocularidad
  • percepción
  • pensamiento matemático
  • integración visuo-motora
  • lateralidad
  • direccionalidad

La terapia visual está muy recomendada en casos tales como:

  • Ambliopatía (ojo vago)
  • Estrabismos
  • Problemas o dificultades en el aprendizaje
  • Exceso de trabajo en visión próxima
  • Traumatismos.
  • Problemas oculomotores
  • Problemas binoculares
  • Problemas acomodativos

Entre las habilidades visuales fisiológicas que se valoran encontramos:

  • Movilidad ocular: Incluye las habilidades para seguir objetivos en movimiento lineal (horizontal y vertical) o de un punto a otro con los ojos de forma precisa y dirigir perfectamente los ojos donde nosotros queramos de forma rápida y precisa. Imprescindible para la lectura y los deportes.
  • Cambio de Foco - Acomodación: La habilidad de mirar rápidamente de lejos a cerca o viceversa, con nitidez y precisión. Por ejemplo, cuando miramos de la pizarra al libro o viceversa.
  • Enfoque mantenido en el tiempo - Atención Visual: la habilidad de poder mantener el enfoque en visión cercana de una forma cómoda y eficaz durante un tiempo determinado.
  • Percepción de Profundidad: La habilidad de determinar las distancias entre objetos y de ver el movimiento preciso en el espacio tridimensional.
  • Visión Periférica: La habilidad de registrar e interpretar lo que está sucediendo alrededor mientras se está atendiendo a una tarea visual central específica.
  • Binocularidad: La habilidad de usar ambos ojos simultáneamente, con suavidad, igualdad y precisión.



Entre las habilidades perceptivas que se evalúan se encuentran las siguientes:

  • Memoria visual: La habilidad de formar imágenes mentales, retenerlas y almacenarlas para un uso futuro, o para síntesis  de nuevas imágenes mentales.
  • Discriminación visual: La habilidad de determinar diferencias entre objetos semejantes y atender a las semejanzas y las diferencias.
  • Constancia de forma: La habilidad de integrar la forma de un objeto y las variaciones que puede registrar como un mismo objeto.
  • Figura - Fondo: La habilidad de discriminar la figura principal en variados contextos percibiendo claramente las diferencias y distancias.
  • Cierre visual: La habilidad de previsión de la figura de un objeto del que solo se observa una parte de él.
  • Integración visuomotora: La habilidad de integrar la información de la ruta visual con la motora a través de su expresión en el dibujo, la escritura, etc.


Entre los materiales utilizados están las lentes, pelotas, "cartas" de letras, números y símbolos, láminas de colores, parches, láminas transparentes, juegos, programas de ordenador, elementos de equilibrio, metrónomo y una amplia variedad... lo importante es tener el objetivo claro de qué habilidad estamos trabajando. Se realizan en situaciones diferentes para que la persona adquiera y practique las habilidades visuales en tareas de su vida cotidiana.



Pelota de Marsden, una pelota del tamaño de una bola de tenis colgada de un hilo y con letras pequeñas. Su uso en terapia visual es mejorar la movilidad ocular. Consigue ampliar los movimientos oculares, mejorar las fijaciones, mejorar la habilidad en los seguimientos y trabajar la visión periférica.
La pelota de Marsden es un ejercicio de terapia visual que pueden realizar tanto los más pequeños como los adultos. esta pelota puede ayudar a todos aquellos que tengan algún tipo de problema de seguimiento (como en la lectura)
También es un ejercicio perfecto para aquellas personas que a la hora de leer, necesiten guiarse con el dedo, se saltan las palabras asiduamente, se pierdan en la lectura, noten falta de precisión, falta de ritmo, saltos entre líneas, o anticipaciones y errores de fijación. Y como curiosidad, la pelota de Marsden es un ejercicio de terapia visual perfecto para todos aquellos que son malos en los deportes de pelota, es decir, a los que les cueste identificar dónde va a caer la pelota o el balón mientras estan disfrutando de su juego favorito.



Comentarios Noticia

Nadie ha publicado todavía ningún comentario. Sé el primero en publicarlo.

Deja tu comentario