¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Cerrar
Pida su cita:
988 270 440
988 270 440
  >  Noticias
Buscar

Queratitis herpética

Queratitis herpética
03/04/2017

La queratitis herpética es una inflamación de la córnea causada por una infección del virus grupo herpes, siendo el Herpes Simplex tipo I el más común.

Casi todas las personas, un 90 por ciento de la población, están expuestas al herpes de tipo I, más comúnmente durante la infancia.El cuerpo humano es el único lugar donde el virus del Herpes puede reproducirse y seguir vivo. Por ello, el contagio se produce por contactos físicos o por la saliva. Después de una infección original, el virus permanece en estado latente, viviendo en las células nerviosas de la piel o los ojos. Una recurrencia puede ser activada de varias maneras, incluyendo:

  • Menstruación
  • Ciertos medicamentos
  • Estrés
  • Exposición a luz ultravioleta
  • Fiebre
  • Traumas corneales leves o cirugía
  • Inmunosupresiones
  • Atopia

Una vez que el herpes simple está presente en el ojo, por lo general infecta a los párpados, la conjuntiva  y la córnea.

Síntomas

Existen varios tipos de queratitis herpéticas. Entre ellas la epitelial, que es la más frecuente, tiene un periodo de incubación que varía entre 1 y 28 días. El primer contagio suele pasar desapercibido y sin síntomas. Si el cuadro se hace clínico, aparece una conjuntivitis que se asemeja a la causada por cualquier otro virus. En la mitad de estos casos, el virus afecta al epitelio de la córnea, causando pequeñas heridas ramificadas en forma dendrítica y lineal que son específicas de esta queratitis.


Queratitis dendrítica herpética.

Queratitis dentrítica herpética con tinción característica.

Los síntomas van desde dolor ocular, lagrimeo, ojo rojo, visión borrosa y fotofobia (aumento de sensibilidad a la luz). La pérdida de visión ocurrw si se afecta el área central.

Si no se trata, la enfermedad seguirá progresando a unas úlceras corneales más grandes y profundas que tienen forma de mapa geográfico, que en su remisión dejarán una cicatriz corneal, llamada leucoma que es una opacidad con aspecto blanquecino, que no es otra cosa que una pérdida irreversible de la transparencia corneal.

Úlcera geográfica herpética.

Si la infección es superficial, e involucra sólo a la capa superior de la córnea (epitelio), por lo general se cura sin dejar cicatriz. Sin embargo, si compromete las capas más profundas de la córnea, lo que puede ocurrir después de un tiempo sin tratamiento adecuado, la infección puede llevar a una cicatrización de la córnea, una pérdida de visión e incluso ceguera.


Leucoma corneal residual

De forma característica la queratitis herpética afecta siempre al mismo ojo en sucesivas reactivaciones y no suele producirse afectación bilateral.

El diagnóstico de la quetatitis herpética se basa en la exploración clínica. Las lesiones corneales dendríticas son muy específicas.

Tratamiento.

No existe una cura completa para el herpes. Una vez que el vírus ha alcanzado tejido nervioso donde permanecer latente, no existe tratamiento que consiga eliminarlo de dicha ubicación. Sin embargo, si ya ha sido diagnosticado de un episodio de queratitis herpética, hay ciertas cosas que usted puede hacer para ayudar a prevenir brotes recurrentes:

  • Evite el uso de gotas para los ojos con esteroides pata tratar enrojecimientos oculares leves, ya que éstas causan una multiplicación del vírus y aceleran la progresión de lesiones corneales herpéticas.
  • No use lentes de contacto si tiene infecciones y deseche las lentes de contacto que portaba al inicio de la infección.
  • Vea un oftalmólogo inmediatamente si los síntomas de herpes ocular recurren.

Hay que individualizar cada caso ya que podrá ser necesario un tratamiento tópico mediante pomadas o gel antivírico con o sin anti-inflamatorios en colirio o bien tratamiento sistémico mediate antivíricos por via oral.

Cuando el proceso de la enfermedad acaba con cicatrices corneales y con una pérdida importante de la visión, el trasplante de córnea es la opción más adecuada. Aún así, el virus que está latente en el ganglio neuronal, puede activarse en la nueva córnea trasplantada.